Bienvenidos, estamos para servirle... Volver al inicio del Centro de Conocimiento. Welcome to The Knowledge Center" we also have a bilingual  version. Pronto tendrémos un motor de búsqueda para servirle mejor.
 
Áreas de especialización de conocimiento.
Tenemos una gran cantidad de recursos de la red para usted y más...
Visite nuestro Centro para realizar sus investigaciones.
Acceso a Gobiernos, Internacionales, Regionales, Nacionales, Locales y Virtuales.
Estamos trabajando para servirle mejor...
Acceso a gran diversidad de repositorios de información jurídica en la Internet.
Información sobre la Reingeniería Humana
Conozca nuestros servicios...
Conozca nuestro sistema de Seminarios, Cursos y Confrencias.
Tiene problemas sobre: Tecnología, Comercio Electrónico u otros similares, solicite nuestra opinión, es gratis...

Nuestra Misión Quienes somos Nuestros proyectos

“Cultura de la virtualidad real: La integración de las comunicación electrónica.

El fin de las la audiencia de masas y el desarrollo de las redes interactivas”

Comentario al artículo titulado “La Orilla de la Eternidad: el Tiempo Atemporal.”, de Manuel Castell´s, perteneciente al libro La Sociedad Red, Madrid, Editorial Alizanza, 1997.

El tiempo es algo tan relativo y a la vez tan importante para la humanidad, sin embargo si no media el espacio o interactúa este con tiempo, es difícil de entenderlo y más aún de visualizarlo.

Quizás a través de los tiempos los seres humanos han utilizado el tiempo acorde con las necesidades que su comprensión del mismo les iba creando. Muy probablemente en los tiempos iniciales de la humanidad el tiempo que predominó durante mucho tiempo sería el de la muerte, ese ciclo natural de la vida quizás determino gran parte de la existencia de inicial de nuestra especie.

En sitios de climas muy extremos el tiempo de las estaciones también vino a determinar la vida en tiempos de cosecha y los de escasez, lo que vino crear todo un concepto de vida y toda una cultura, en tiempos primitivos de la humanidad conocida como, agrícola.

Gran parte de la historia de la humanidad discurrió bajo el esquema del tiempo eterno de Dios, en donde el objetivo principal de la humanidad, aparte de procrear, era, rezar a Dios y hacer la Guerra. Las estaciones lo condicionaban para ocupar una parte de este en el trabajo de la cosecha, ya que el resto del tiempo le pertenecía a Dios y al rey o al príncipe. En general no existía una necesidad del tiempo para la humanidad de esta época más allá de la penumbra, la noche y la naturaleza todavía eran los “enemigos” de la humanidad.

Se podría decir que el concepto tiempo no era necesario para el hombre común de finales del Siglo XVIII y los inicios del Siglo XIX, quizás sus pocos conocimientos no le permitían su comprensión más allá de la salida del sol, las horas de la oración y la puesta del sol; el tiempo en esta época era de exclusiva necesidad de ciertas elites, especialistas y navegantes. El tiempo comenzó a convertirse en algo importante para los grandes viajes de la era de los descubrimientos; la importancia del tiempo en la humanidad comienza a darse más o menos en esta época. Fueron las matemáticas las que hicieron una realidad los grandes descubrimientos y las que permitieron que el hombre circunnavegara el globo terráqueo, una proeza para esa época.

Para finales del Siglo XIX la mayoría de los seres humanos no se desplazaban más de 27 kilómetros de su ciudad natal durante toda la vida; cuando apareció el tren de vapor y se consolidaron las rutas navieras mundiales, el hombre comenzó a desplazarse, el concepto del tiempo comenzó a cambiar con las redes que surgieron en esa época. En el espació físico, cuando hay desplazamiento, el tiempo se convierte en una necesidad determinante. Muchas veces sin un control del tiempo, a pesar de contar con un compás, una persona fácilmente se puede perder, especialmente en los desiertos, mares, planicies y donde los horizontes no tienen puntos geográficos de referencia o posicionamiento.

Progresivamente el ser humano, según aparecieron nuevas tecnologías surgieron necesidades de medición del tiempo, de entender más el tiempo, y de controlarlo cada vez más para hacerlo útil a las necesidades que las sociedades de cada momento exigían.

Durante el Siglo XIX la incipiente industria progresivamente trató de controlarlo cada vez más y hacerlo útil para sus necesidades, surge así el Taylorismo por medio de cual el trabajo comienza a integrarse con el tiempo para hacer cada vez más eficiente al trabajador; Sin embargo será con el Fordismo y la línea de producción que ocurrirá esto, uno de los grandes descubrimientos del Siglo XX, la creación de valor lineal.

Desde Taylor en el proceso laboral se fue acelerando el tiempo que se tardaba en crear valor de carácter industrial y manufacturado. Progresivamente fue ordenando y especializando cada vez más las funciones del ser humano hasta casi convertirlo en un robot, en un ente enajenado “cuyo único fin era realizar funciones automatizadas en tiempos medidos y acorde a un orden usualmente lineal de creación del valor”.

El proceso de integración de valor industrial con su progresiva complejidad requirió de cantidades cada vez más importantes de información; como se consideraba en esa época que la información no creaba valor, se determinó que esta era un mal necesario de toda organización, especialmente de la industrial. Efectivamente al no tener la información una forma propia de agregar valor, se le constriñó a única forma conocida hasta el momento para crear valor, la lineal.

La adopción de la tecnología no cabe duda vino cada vez más a afectar los tiempos de producción, de la economía y por ende a la humanidad estos exigieron a su vez nuevas formas operativas de ordenamiento y productividad. La aplicación de conceptos tales como la tabulación, la automatización, productividad, flujos de trabajo y la reingeniería dejan evidencia de cómo a través de los siglos se han intentado complementar factores determinantes para la humanidad como son: capital, trabajo, tecnología, espacio, tiempo y conocimiento. La confluencia resultante generará los productos y servicios que el sistema vigente demande, será acorde a directrices determinadas usualmente por los intereses económicos predominantes.   

Progresivamente, con la aparición de nuevos medios tecnológicos estos han permitido hacer las viejas cosas de manera cada vez más veloz, ejemplo de esto es que con las tecnologías de transporte de carga las distancias se han hecho cada vez más cortas, especialmente cuando surgió la aviación moderna.

A partir de la década de los setentas, cuando el hombre fue por primera vez a la Luna, a partir de este momento la humanidad nunca más volvió a ser la misma, lo que implicó un gran cambio para civilización presente. Para haber podido llegar a la Luna fue necesario el procesamiento de información y para realizar esto fue necesario el uso de la tecnología computacional pequeña, esta tecnología posteriormente evolucionaría en la PC Portátil para todos. Los militares de la época también desarrollaron su tecnología para poder continuar la guerra al día siguiente al lanzamiento de la primera bomba atómica. Fue así como la confluencia de ambas tecnologías, la tecnología computacional (espacial), y la tecnología de las comunicaciones militares (informáticas) que ambas vinieron a cambiar absolutamente el concepto de tiempo, así como la aplicación del mismo, técnicamente ambas vinieron ha hacer relativos tanto el tiempo como el espacio.

Cuando la humanidad comienza a utilizar estas nuevas herramientas de procesamiento de información y de comunicaciones (computación y la red), conocidas como TIC's se inicia la pre edad de piedra de la Sociedad de la Información. Las TIC's afectarán a la humanidad de igual manera que el fuego, la agricultura, la imprenta, la industria, con la aparición de la Internet el mundo comienza a dar un cambio trascendental. Sin embargo, no será sino con el WWW que su impacto se generalizará en toda la “Aldea Global”. En cierta forma, hoy día no existe rincón alguno de la humanidad que no haya sido, o este siendo impregnado por la tecnología.

En cierta forma el mundo de la computación vino ha relativizar el tiempo tal como lo conocíamos hasta ese momento, estático, este se utilizaba en cierta forma para poder “fijar” riesgos en el espacio y preverlos. Así con la computación surgió una “Ley Natural” de la nueva Economía (Digital), esta se llama la “Ley de Moore” la cual se ha venido cumpliendo desde hace 40 años. Si bien tecnológicamente esta es simple, cada 18 meses la cantidad de transistores dentro de un Chip se duplican, para la humanidad esta implicó que cada 18 meses la capacidad de procesamiento se duplicaba, y esto si no es nada simple, por el contrario es algo muy complejo. Esto ha implicado que la mayoría de los ciclos de la humanidad, las personas, las organizaciones progresivamente se han venido afectando haciéndose cada vez más cortos y rápidos, desde la moda, la comida,  la fabricación de vehículos, barcos, aviones, hasta la construcción de naves espaciales.

Con la aparición del WWW el mundo definitivamente se ha hecho más pequeño, especialmente cuando se ve que una persona puede vender un producto en su “vitrina comercial” en una parte del mundo y que otra persona al otro lado del globo pueda comprarlo y pagarlo en tiempo real; y si es el caso de un producto en formato digital, este puede ser entregado en el mismo acto. Esto sí tiene implicaciones trascendentes cuando lo comparamos esta con las transacciones normales que ocurrían en 1950, en cuanto al espacio y el tiempo transaccional se ha transformado, de la plaza del mercado se ha pasado al mercado espacio de Aldea Global.

Con la confluencia de ambos agentes catalizadores, la computadora y la red aparecen nuevas formas de hacer las cosas que han venido a distorsionar el tiempo tal cual se conocía hasta ahora; el del mundo en el cual la geografía era un elemento de fricción que se manifestaba como el tiempo. El mundo virtual viene a establecer un hábitat en el cual las cosas se hacen, cada vez más perfectamente, pero estas pueden realizarse de una manera distinta a cómo ocurrían en el mundo físico (industrial).

No cabe duda que un día de investigación sobre un producto o cualquier tema en la Internet, comparado a realizarlo en el mundo físico (bibliotecas y centros de documentación), sin la Internet, esta se tardaría más o menos una semana y el acceso a la información internacional sería limitado. Igualmente una semana de trabajo en la Internet entre varias personas interconectadas también tiene efectos aceleradores con relación al tiempo que estos tardarían si hicieren lo mismo en el mundo real.

Con la Internet hoy día se dispone de una infraestructura que tiene el potencial de habilitar una cultura cuya base será la Aldea Global, la red ya tiene sus costumbres y usanzas, algunas ya se han convertido en prácticas y en algunos países éstas ya se están normando. Esto tiene implicaciones que se plasman de una progresiva estandarización de los procesos primero regionales y luego internacionales; muchos de estos movimientos ya tienen un siglo de estar generando símbolos complejos que tengan igual entendimiento para toda la humanidad.

Desde los inicios de la humanidad las redes que conectaban a las personas por medios nuevos, implicaron la necesidad directa o indirecta de nuevos sistemas de control de tiempo; así hoy día, el nuevo mundo de las redes exige de un nuevo esquema para medir el tiempo. El reloj tradicional de veinticuatro horas no es funcional en la red, es necesario uno más acorde a un tiempo que permita sincronizar las comunicaciones en la Aldea Global, y con el cual el mercado espacio pueda hacer operaciones en un solo tiempo mundial.

El tiempo no cabe duda es más rápido, en la proceso de la historia se quedaron cortas las unidades de tiempo como el día, la mañana y la tarde, lo que progresivamente cambió a AM y PM. Para el año 1500 con el advenimiento de los relojes mecánicos se introdujo a la humanidad en el día partido en horas, con esta división las personas comenzaron a ordenar sus vidas y horarios entorno a las horas del día. Lo próximo fue, hace unos 200 años durante la Revolución Industrial, que comenzaron a aparecer las manos minuteras en los relojes.

Ya no vivimos dependiendo tanto de la luz solar y el 2x12 de AM. PM., progresivamente este comienza a ceder hacia lo que hoy día conocemos como 24x7. En cierta forma la famosa frase de que “la gran ciudad nunca duerme” se ha extendido a la Internet, esta vez el concepto es aplicable a todo el ámbito de la red, o sea al mundo. Se habla de la Sociedad de 24 horas, abierta los siete días de la semana, donde el sol nunca se pone, donde rige la globalidad y un mercado espacio permanentemente abierto.

La necesidad esta ahí, latente, ya han surgido varias alternativas al reloj de 24 horas, trataré de ver rápidamente dos esquemas nuevos que se han propuesto, estos son:

El Nuevo Tiempo de la Tierra (New Earth Time, NET), este es un sistema de tiempo que gira alrededor del reloj en 360 intervalos de cuatro minutos cada uno; dicen sus proponentes que NET es un sistema que encajará con los cambios que se darán en el futuro.

1.- NET pareciera algo complejo, sin embargo es algo simple, sólo existe un NET para todo el mundo. Siempre será NET 240° en Tokio, Beijín, Moscú, Londres, Nueva Cork y los Ángeles a la vez.

2.- El día NET comienza en el Longitud cero en Greenwich, Inglaterra. NET es totalmente compatible con la Hora de Greenwich, Tiempo Universal, y nuestro calendario.

- 12:00 UTC es 180º NET

3.- NET es un sistema de 360/60/60

- El día se divide en 360 grados, 60 Minutos NET y 60 Segundos NET

4.- Cada grado NET tiene exactamente una duración de 4 minutos, en cada hora hay exactamente 15 grados.

Así de fácil.

Fortalezas que propugnan los especialistas de la materia sobre NET

  • es geográfica, política y comercialmente neutral
  • el divisor de 360 es orgánico, circular, repetitivo y natural
  • 360 es un número especialmente versátil debido a que es divisible por muchos otros números
  • la conversión es fácil con 15 grados la hora y 4 minutos el grado
  • los intervalos de 4 minutos por grado son muy útiles, lo que admite unidades tan pequeñas como la quinceava (1/15) parte de un segundo
  • NET puede ser utilizado por ambos, los relojes digitales y los análogos
  • tiene una coherencia unificadora elegante con los grados longitudinales y el giro de la tierra

Otros sistemas de tiempo alternativos han sido propuestos, con variables divisorias del entre 200, 100, 1000, 1440, o 2000.

Casi solo el Tiempo Internet de la Swatch, (TIS) una fabrica de relojes, ha establecido la división del día en 1000 latidos (beats), este ha tenido una  relativa aceptación. Swatch no cabe duda ha sido una pionera de la idea de crear una Hora Estándar para Internet, sin embargo su sistema tiene, dicen los expertos, algunos defectos que han causado que no consideren esta opción como muy viable.

  • el latido es débil pues dura (mide) 1 minuto 25.1 segundos
  • la conversión de TIS al tiempo convencional no es fácil
  • el día comienza en las oficinas de Swatch en Biel, Suiza
  • 1000 es una escala no natural, linear e inorgánica
  • el sistema es digital y no es apto para relojes tradicionales
  • no es comercialmente neutral

Por ahora el sistema NET parece ser la mejor opción; los creadores consideran que progresivamente éste ira calando en las personas, los fabricantes de teléfonos celulares se considera comenzarán a integrar el sistema NET a sus productos, a las computadoras de bolsillo, cámaras, radios, consolas de juego, y otras más que incorporarán progresivamente NET a sus sistemas. Esta integración quizás será vista como una curiosidad inicialmente, pero no cabe duda que progresivamente vaya consolidando una importante posición en la Aldea Global.

No cabe duda que el mundo esta cambiando, la red esta transformando la esencia de nuestra civilización, la comunicación, el hábitat es propiciatorio de nuevas formas de hacer las cosas, han comenzado a aparecer nuevas formas de dinero, monederos y cheques electrónicos, hasta los micropagos para las compras de pequeñas cantidades de información. Progresivamente, según la tecnología impregna cada vez más nuestra sociedad, se ira sintiendo la necesidad de nuevas formas de medir el tiempo mas congruentes con la macro aldea que dispone Sociedad del Conocimiento.

Sí el tiempo es algo tan relativo y a la vez tan importante para la humanidad, sin embargo en el nuevo mundo, la desaparición del espacio ha afectado la consistencia del tiempo para convertirlo en algo absoluto y universal; ya el tiempo no solo local, a la vez que este es local, también deberá ser universal (global).

Volver al inicio
Volver a la página principal


Director del Centro -- Lic. Guillermo Augusto Pérez Merayo, Universidad Complutense, Madrid, P.O.Box, 4328- 1000, San José, Costa Rica, Curriculum.

 

Privacidad   |   Contáctenos

Technical questions: webmaster@centrodeconocimiento.com
© 1997-2004 Centro de Conocimiento. All rights reserved.